El inodoro japonés, el sucesor natural del bidé

EL bidé, una especie abocada a la extinción

El bidé bien podría entrar a formar parte de una de esas listas de especies al borde de la extinción. Acostumbrados a encontrarlos en casa de nuestros padres y abuelos, cada vez son más difíciles de avistar. Y es que el bidé arraigó con fuerza en los hogares españoles y de media Latinoamérica en el siglo pasado.

El trágico pero inevitable destino que le aguarda al bidé

Sin embargo parece haber pasado a mejor vida. Su presencia se ha ido reduciendo con el paso de los años, a golpe de reforma o directamente por incomparecencia en las viviendas de nueva planta. Sin duda el bidé es el gran olvidado de las nuevas construcciones. ¿Cuestión evolutiva? ¿Simple ahorro para las constructoras?

Es un hecho que en los baños donde aún sobrevive, aunque sea de manera testimonial, suele ser eliminado sin tapujos al actualizar la estancia, principalmente con el fin de ganar espacio, o ampliar alguna otra área como la ducha. Y en muchas ocasiones sin preguntarse qué hacía allí.

Y es que entre las nuevas generaciones son muchos los que no conocen en realidad para qué servía ni cómo se utilizaba este sanitario, como si de algo vestigial se tratara.

Atrás quedan los tiempos en los que las mujeres (y los hombres!) lo utilizaban para lavar sus partes íntimas, y no tan íntimas (como los pies). Aún siguen quedando algunos incondicionales que por nostalgia o por tradición, siguen apreciando sus bondades y los mantienen en sus hogares.

La evolución del bidé al inodoro japonés

¡Pero afortunadamente la evolución sigue su camino! No sin algún que otro traspiés, claro. Algunos fueron los valientes que se decidieron por instalar lo que es conocido como “ducha bidé” y que no es más que una manguera de ducha anexa al wc. A pesar de estar muy extendida en países árabes y del medio oriente, por razones culturales más que evidentes, parece no haber tenido muy buena acogida en los hogares españoles. Y es que su manejo, además de incómodo, puede resultar antihigiénico y provocar alguna que otra situación “pintoresca”.

ducha bidé
La ducha bidé, un pequeño traspiés en la escala evolutiva

El siguiente paso evolutivo llegó del mundo asiático, y lo hizo en forma de sofisticado invento: el inodoro japonés (también conocido en otros mercados como washlet, o como smart toilet, tal y como se le ha denominado últimamente por aquello de las nuevas tendencias del internet de las cosas y la domótica.

Estamos sin lugar a duda ante el relevo natural del bidé, el relevo del siglo XXI, aunque su proliferación en Asia viene acaeciendo desde finales del siglo pasado. Ya se sabe, a España todo llega con retraso (si quieres saber más sobre su origen no dudes en leer el artículo “Nos llevan años de ventaja”)

Ventajas del inodoro japonés frente al bidé

Cuando usamos un inodoro japonés tardamos poco en darnos cuenta de que el bidé de toda la vida es poco menos que cosa de neandertales. ¡Por fin parece que hemos puesto la tecnología y el progreso al servicio de nuestras necesidades más íntimas! ¡Ya era hora! Y es que sus ventajas nos van a parecer pocas comparadas con las del bidé:

  • Es mucho más higiénico que el bidé, gracias a su sistema de chorros de agua que apuntan al lugar adecuado sin que tengamos que hacer el trabajo manualmente.
  • Nos dará mucha menos pereza utilizarlo, pudiendo hacerlo de manera rutinaria cada vez que vayamos al baño, previniendo de paso algunas patologías.
  • Nos ahorramos el espacio que ocupaba el antiguo bidet al pasar a formar parte del propio wc.
  • Consumimos muchos menos litros de agua, cosa que nunca está de más.
  • Dará un toque de elegancia y modernidad a nuestro baño

La única pega, eso sí, es que nos podemos ir olvidando de algunos usos menos ortodoxos, como el lavado de pies o el de algún trapo sucio. Nada al fin y al cabo que nos haga replantearnos la decisión.

A cambio de semejante sacrificio, todo un repertorio de funciones casi inimaginables se abrirá ante nosotros: mando a distancia, calentamiento de tapa, modo secado, luz nocturna, modo infantil, etc. Además, lo podemos encontrar en varias modalidades: inodoro japonés completo, integrado completamente con la cerámica; o tapa de inodoro japonés, más apta para bolsillos menos pudientes.

inodoro japones
Así luce una moderna tapa de inodoro japonés

Si optamos por la segunda opción, además de estar ahorrando mucho dinero (nos evitamos hacer obra y reemplazar el inodoro completo con el coste esto supone), los resultados funcionales y estéticos serán muy muy similares.

Échale un ojo a esta guía si quieres descubrir más acerca de sus diferentes funciones y de cómo convertir tu wc en un inodoro japonés.

Y si te animas a hacerte con uno de ellos, no dudes en pasarte por nuestra tienda. Los hay de todos los gustos y precios!

Mi Inodoro Japonés
El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado
Comparar artículos
  • Total (0)
Comparar
0